capefi,capefi.com, lecherias, anzoategui, venezuela, Centro de Investigación, Educación y Consultoria

capefi,capefi.com, lecherias, anzoategui, venezuela, Centro de Investigación, Educación y Consultoria

miércoles, 23 de abril de 2014

capefi,capefi.com, lecherias, anzoategui, venezuela, Centro de Investigación, Educación y Consultoria

Noticias

Las responsabilidades objetiva y subjetiva en la LOPCYMAT

UN ACERCAMIENTO PARA ENTENDER.

Autor: Abogado, Carmen Militza Buinizkiy

Especialista en Seguridad y Salud en el trabajo.

 

Directora Ejecutiva del Centro de Investigación, Educación y Consultoría CAPEFI.

 

Responsabilidad, Según Stephen Covey, escritor del libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es una palabra compuesta Respons, que significa capacidad para responder y Habilidad que se refiere a la capacidad para elegir la respuesta correcta.

 

Si hacemos un enfoque jurídico del tema, podemos entender la responsabilidad como la consecuencia que se activa a partir de las obligaciones que por mandato de ley o por voluntad propia nace para las personas, y se traduce en la exigencia de responder ante una determinada situación jurídica. Desde el punto de vista de la seguridad y salud laboral, en caso de ocurrencia de accidentes o enfermedades de tipo ocupacional pueden activarse para la empresa 2 tipos de responsabilidades como consecuencia de las obligaciones impuestas por la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (LOPCYMAT). La primera de ellas es la Responsabilidad Objetiva, que se activa en el momento que ocurre un accidente o se diagnostica una enfermedad de tipo ocupacional pero se configura en el momento en que el patrono se obliga a mantener la relación laboral que implica el contrato de trabajo.

 

Esta responsabilidad tiene su base jurisprudencial y doctrinal en la responsabilidad por guarda de cosas establecida en el Código Civil Venezolano, que indica en su artículo 1.193 que toda persona es responsable del daño causado por las cosas que tiene bajo su guarda, entendiendo por cosas, desde el punto de vista del trabajo: Las maquinarias y equipos con que se trabaja en la empresa, los objetos que se encuentran en el sitio de trabajo, las personas que la empresa ha contratado para convivir en un determinado ambiente de trabajo etc. Adicionalmente la Lopcymat precisa que para dar el carácter de ocupacional al accidente o a la enfermedad, el resultado dañoso debe sobrevenir del trabajo, por el hecho o con ocasión al trabajo. Por lo cual, el hecho de que el trabajador preste sus servicios en el lugar que el empleador disponga, en el horario y bajo las condiciones que el empleador imponga y expuesto a los riesgos propios de la empresa, lleva implícita para el empleador la obligación de cuidarlo mientras este le este prestando sus servicios.

 

La segunda de las responsabilidades inicialmente mencionadas es la responsabilidad subjetiva que a diferencia de la responsabilidad objetiva, nace para el patrono cuando ha incumplido con su deber de garantizar condiciones de higiene, seguridad y salud en el trabajo y como consecuencia de eso se ha producido un accidente o una enfermedad. En este caso, para que se configure la responsabilidad subjetiva, el accidente o la enfermedad ocupacional debe haber sido causado por la negligencia, imprudencia, impericia o intención (dolo) del empleador o sus representantes. Si entendemos por negligencia la omisión conciente de las acciones o procedimientos que nos llevarán a hacer lo correcto correctamente, podemos hablar de acciones negligentes de las personas y de procesos negligentes de la empresa, dirigidos, gerenciados, y gestionados por personas negligentes o poco preparadas para asumirlos (impericia). En todo caso, tanto las personas como los procesos pueden ser un riesgo para la ocurrencia de accidentes y enfermedades.

 

Ante esta realidad jurídica, se hace indispensable prevenir accidentes y enfermedades ocupacionales comenzando por revisar los procesos de la empresa y las percepciones que de la seguridad y salud laboral tienen las personas que la dirigen, porque hacer las cosas correctas correctamente para el bienestar de los trabajadores cuesta dinero, pero la salud de nuestras empresas y trabajadores no tiene precio.

 

 

 

Autor: Abogado. Carmen Militza Buinizkiy

Especialista en Seguridad y Salud en el trabajo.

Directora Ejecutiva del Centro de Investigación, Educación y Consultoría CAPEFI.

 

 

 

capefi,capefi.com, lecherias, anzoategui, venezuela, Centro de Investigación, Educación y Consultoria